bullet Libros

Pagola JA: Volver a Jesús

Pagola JA: Volver a Jesús

La propuesta que José Antonio Pagola nos hace en Volver a Jesús no es nueva en la vida pastoral de la Iglesia. Y sí es, por el contrario, una acariciada praxis, vivida con altibajos en parroquias y comunidades desde que empezó a esparcirse el aroma del espíritu renovador y de aggiornamento del Vaticano II.

Su novedad radica en ser una reposición certera para la vida pastoral, en este momento delicado en la vida de la Iglesia católica, planteada con toques de luz, de amor a Jesús y de hondura fraterna.

Importa mucho desde dónde se hace esta propuesta nueva y antigua, que viene alimentada con las aportaciones del papa Francisco; e importa también el desarrollo de la argumentación; pero, sobre todo, importa el fin: la propuesta de constituir y desarrollar los Grupos de Jesús.

Parte Pagola de la invitación papal en la Evangelii gaudium de: Crear espacios motivadores y sanadores… donde regenerar la propia fe…, compartir las propias preguntas y preocupaciones…, discernir con criterios evangélicos… con la finalidad de orientar al bien y a la belleza las propias elecciones individuales y sociales (EG 77).

Pagola apoya con decisión los Grupos de Jesús, y lo hace con una llamada entusiasta, para que la Iglesia vuelva a la centralidad de Jesús que rezuma en toda su obra, tanto en los últimos años como en este nuevo escrito. “Es el nombre –dice– de un proyecto que, en estos momentos, se está poniendo en marcha en diversos lugares de España”.

Su propuesta nace de una declaración inicial con aire profético: Si en los próximos años no se promueve en nuestras parroquias y comunidades un clima de conversión humilde y gozosa a Jesucristo, es fácil que veamos cómo la fe se va extinguiendo poco a poco entre nosotros y cómo nuestro cristianismo multisecular se va diluyendo en formas religiosas cada vez más decadentes y sectarias, y cada vez más alejadas del movimiento de seguidores inspirado y querido por Jesús.

El libro se detiene en la necesidad de renovar la vivencia y la comunicación de la fe cristiana. Reconoce, pese al esfuerzo del Vaticano II, la impotencia de la pastoral para abrir caminos de renovación.

Estos han continuado con la pastoral tradicional, de transmisión; con una persona inserta en un contexto socio-cultural en el que la doctrina, la moral, la práctica de los sacramentos, las devociones, la oración y la disciplina de la Iglesia se transmitían fielmente de padres a hijos. Pero, ahora, este modo de hacer y de vivir la fe, válido durante siglos, ni funciona hoy ni va a funcionar en el futuro. Las nuevas generaciones no van a aprender a ser cristianas imitando a sus padres, sacerdotes o catequistas.



 

‘Invierno eclesial’

Las formas de evangelización emprendidas tras el Concilio fomentaron, por un lado, una pastoral de acogida que no llegó a transformar la parroquia en una comunidad; por otro, una pastoral de la propuesta de la fe que recreó la libertad de la persona y su conciencia, pero no acabó de arraigar; y, por último, una pastoral del diálogo que no fermentó.

Estas formas provocaron una reacción de autodefensa que, con sus miedos, buscó dentro de la Iglesia a los culpables, llevó a la cúpula eclesial a dar marcha atrás y a restaurar un conservadurismo religioso lejano a Jesús, cuyo objetivo sería conservar y repetir el pasado contando con la pasividad del laicado y la separación entre jerarquía y Pueblo de Dios. Y así se pasó de la ‘primavera’ al ‘invierno eclesial’, de K. Rahner.

Pagola plantea la necesidad de volver a Jesús para enraizar la Iglesia. Esta es una tesis que lleva repitiendo desde hace años, pues –según él– es la salida que le queda a la Iglesia. “Si alguna vez sucediera que la Iglesia no lleva a Jesús, esa sería una Iglesia muerta”, dijo el Papa en Santa Marta el 23 de octubre de 2013.

Y es en el papa Francisco, y en su Evangelii gaudium, donde Pagola se apoya de un modo incondicional para desarrollar el planteamiento de su generosa propuesta de convertir el corazón a Jesucristo, y de poner en marcha en nuestras parroquias y comunidades procesos sencillos para conocerle mejor y para iniciar “una nueva fase de cristianismo más inspirado por Jesús, y mejor estructurado para anunciar su Buena Noticia, y colaborar con Él en abrir caminos al Reino de Dios”.

Invita a liberar la fuerza del Evangelio; a recuperar el proyecto humanizador de Dios, su Reino; a reavivar el espíritu profético de Jesús en las comunidades. Y desemboca en su propuesta pastoral para la renovación eclesial, poniendo en marcha los Grupos de Jesús.

Despierto el gusto por su lectura enumerando sus rasgos:

  • Buscan volver juntos a Jesús, centro y vida de todas estas comunidades.
  • Se reúnen en su nombre y son espacios de libertad y de conversión. Nos adentran en el corazón del Evangelio.
  • Acogen la alegría del Evangelio de Cristo con fuerza y atracción. Engendran adhesión y seguimiento.
  • Comprometen en el proyecto del Reino. Curan. Se acercan al pobre. Trabajan por una sociedad acogedora.
  • Construyen la Iglesia de Jesús. Alimentan formas más humanas y evangélicas de pensar, expresar, vivir, celebrar y contagiar la fe.
  • Viven un clima fraterno y amistoso. Despiertan el diálogo, la comunicación y el deseo de ayuda mutua.
  • Fomentan la responsabilidad, el protagonismo y la creatividad de los laicos bautizados.
  • Y, cuando terminan, ponen en marcha nuevos grupos que se multiplican por amor a Jesús.

La pasión por Jesús se respira en cada párrafo de este libro, que ofrece caminos nuevos y antiguos, y lo hace con un espíritu renovado por el aliento del Espíritu que nos ofrece el papa Francisco. Bienvenido sea, pues supone una gran ayuda para la pastoral de las parroquias.


Recensión de Antonio García Rubio sobre la obra de José Antonio Pagola Volver a Jesús (PPC, 2014).

En el nº 2.902 de Vida Nueva

bullet Otros libros recientes

1
Muchas personas indican que la bioética genera anticuerpos. Pero realmente genera modos y manera de actuar acordes a las necesidades de los pacientes
1
El Pontificio Consejo para los Agentes Sanitarios (para la Pastoral de la Salud) reedita actualizada la carta que presentó en el año 1994.
Colabora