Grün, Anselm: Fluir. Cómo superar el burnout y los bloqueos. Sal Terrae

Fluir. Cómo superar el burnout y los bloqueos. Sal Terrae

Anselm Grün, maestro de espiritualidad y muy reconocido por su estilo sencillo, claro y profundo, vuelve a sorprender con esta receta para liberarnos del estrés diario. Recoge la tradición oriental de la mística taoísta y la sabiduría griega y las une a la teología cristiana, elaborando una síntesis sobre cómo escuchar a nuestro corazón y oír el eco del alma. Saber buscar la fuente que jamás se agota y calma la sed en los desiertos de la vida.

En catorce apartados describe el baile de la vida. En cada uno de ellos finaliza con un rito o ejercicio concreto que ayuda a entrar en sintonía con los propios sentimientos. Su finalidad es grabar en el alma una imagen saludable para la vida. La imagen pone en contacto con la energía que estimula al trabajo, a la organización eficaz, y libera de las cargas.

Comienza llamando la atención sobre cómo estar atentos a qué cosas o situaciones nos causan estrés. Diferencia el buen estrés del mal estrés. Quizás algunos factores que nos tensan negativamente vengan del pasado; puede que hayamos grabado en nuestra memoria malas imágenes en la infancia, y estas pueden sernos perjudiciales hoy en día. Para aprender a descubrir las imágenes que resuenan en nuestra alma, lo mejor es buscar el equilibrio entre el tiempo de trabajo y el de descanso. Hemos olvidado que el ocio y el sosiego son espacios para renovarnos internamente. La fe puede mover montañas, me estimula más allá de mis fuerzas. Entro en contacto con una realidad superior. Los ritos son tiempos y lugares sagrados, donde Dios reina en mí si soy verdaderamente libre (Lc 17,2). Por ejemplo: escuchar la naturaleza, celebrar momentos especiales en la vida, dialogar con otros… son medios para descubrir cómo ser original y auténtico, sentirse libre y creativo, dejar volar la imaginación. Diferentes modos de buscar la fuente interior de energía que nos permiten realizarnos tanto personal como profesionalmente. Descubrir aquellos valores que me estimulan para vivir en profundidad mi quehacer cotidiano.

En síntesis, un delicioso libro para ser feliz. Buena guía espiritual para tener a mano y usar contra las falsas tensiones. Una obra que nos abre al diálogo ecuménico, bien dentro de nuestras propias comunidades, bien de cara a ser testigos del Amor de Dios en medio de la actual crisis de fe. Oigamos las últimas palabras: todos procedemos de Dios, y nuestra tarea consiste en proteger lo santo en nosotros mismos y en los demás.

Marta Sánchez

Tomado de la revista Sal Terrae, enero 2014