Sanar un mundo herido

Sanar un mundo herido

Los profesionales cristianos abordan los desafíos del campo de la salud

JULIÁN DEL OLMO

XIII Encuentro Nacional de Responsables de PROSAC

El primer fin de semana de febrero tuvo lugar en Madrid el XIII Encuentro Nacional de Responsables de PROSAC (Profesionales Sanitarios Cristianos) que abordó las Claves para la presencia de los profesionales sanitarios cristianos en el mundo de la salud y al que asistieron 60 profesionales.

El presidente nacional de PROSAC, el doctor Manuel de los Reyes, y el consiliario, Rudesindo Delgado, quien a su vez es delegado de Pastoral de la Salud de la Diócesis de Tarazona, coordinaron el encuentro que se desarrolló en un clima de agradable convivencia y de responsabilidad ante los retos que la sociedad y la Iglesia plantean a los profesionales sanitarios.

La primera ponencia corrió a cargo del director de Vida Nueva, que planteó sin rodeos los “desafíos actuales de la presencia cristiana en el mundo de la salud”. Después de hacer un repaso por la geografía de un mundo herido y recoger el deseo de curación y sanación de una sociedad enferma, dio algunas claves para la presencia cristiana: “Conocimiento de la propia debilidad, aceptación del propio dolor, ver el cuerpo y el alma como vehículos del amor y tener como ejemplo la parábola del Buen Samaritano”.

Además, el director de la publicación que edita PPC hurgó en las heridas que en su opinión tienen, actualmente, los niños enredados en Internet, los jóvenes a los que no se les deja sitio en la sociedad y los ancianos, así como a los sectores de la población excluidos. .

Por su parte, el obispo José Luis Redrado, hermano de san Juan de Dios y secretario emérito del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud, trajo al Encuentro el aire fresco del papa Francisco a través de la exhortación Evangelii gaudium. El obispo hizo hincapié en la “alegría, en la misericordia de un Dios Padre y en una Iglesia que recupera la frescura del Evangelio y opta por los últimos”.

Del bienestar al bienser.

Marije Goikoetxea, psicóloga y teóloga, ahondó aún más en la Evangelii gaudium para concluir con algunas propuestas para la renovación de los PROSAC: “Pasar del bienestar al bienser, sentirnos habitados por el amor de Dios, defender la dignidad de la persona, denunciar la pérdida de derechos, conjugar misericordia y justicia, y promover estructuras eclesiales participativas y audaces”.

El director del Departamento de Pastoral de la Salud de la Conferencia Episcopal, Jesús Martínez Carracedo, invitó a los profesionales sanitarios cristianos a “ser testigos de la vida y promotores de ilusión, abrir cauces en la Iglesia, crear esperanza en la sociedad y asesorar a la jerarquía en pronunciamientos sobre cuestiones sanitarias y de bioética”.

En el encuentro no solo hubo espacio para la reflexión, sino también momentos para compartir y oración al comenzar los trabajos y eucaristía para finalizarlos.

Publicado en el nº 2.882 de Vida Nueva.